Introducción al libro PiHKAL (I)

La filosofía subyacente a la redacción de PIHKAL (de la introducción a PIHKAL)

Soy farmacólogo y químico. He pasado la mayor parte de mi vida adulta investigando la acción de las drogas; cómo se descubren, qué son, qué hacen, de qué forma pueden ser útiles (o perjudiciales). Pero mis intereses se apartan un poco de la corriente convencional de la farmacología y se mueven en un ámbito que considero mucho más fascinante y gratificante, el de las drogas psiquedélicas. La mejor forma de definir las sustancias psiquedélicas podría ser como unos compuestos no adictivos físicamente que modifican temporalmente el estado de nuestra consciencia.

Sasha and Ann 3

Os recordamos que ya hemos publicado una página sobre el plazo de reserva y las instrucciones detalladas para adquirir PIHKAL y TIHKAL en español (leer aquí), para resolver todas las dudas que nos habéis ido preguntando. Aquí puedes ver nuestro vídeo promocional, y aquí la colaboración de Escohotado y aquí la de Jonathan Ott para los libros de los Shulgin. En esta página podéis leer un extracto de la dedicatoria de Ann Shulgin a todos los lectores hispanohablantes. En esta otra podéis leer la reseña que la Librería Muscaria hizo de Pioneros de la coca y la cocaína, el libro que regalaremos a todos los que hagan la reserva de los libros.

Continúa el texto de Shulgin:

La opinión más común en este país es que hay drogas que son legales y que, o bien son relativamente seguras o al menos tienen riesgos aceptables; y que hay otras drogas que son ilegales y que no disponen de ninguna aplicación legítima en nuestra sociedad, en modo alguno. Aunque esta opinión es ampliamente aceptada y se difunde con gran fuerza, sinceramente creo que es errónea. Se trata de un esfuerzo por mostrar las cosas de color blanco o negro, cuando en realidad, en este ámbito, como sucede en la mayor parte de la vida real, la verdad es de color gris.

Ruego al lector que me deje explicar las razones de esta tesis mía.

Toda droga, legal o ilegal, proporciona algún tipo de recompensa. Todas las drogas incluyen algún riesgo. Y todas las drogas pueden ser objeto de abuso. En mi opinión, en última instancia, corresponde a cada uno de nosotros sopesar los beneficios, por un lado, y los riesgos, por otros, y decidir qué lado de la balanza pesa más. El conjunto de las recompensas cubren un amplio espectro. Incluyen cosas como la cura de las enfermedades, el alivio del dolor físico o emocional, la embriaguez y la relajación. Ciertas drogas –las conocidas como sustancias psiquedélicas– permiten un mejor conocimiento personal, además de la expansión de los horizontes mentales y emocionales de la persona.

Los riesgos son igualmente variados, y van desde el daño fisiológico hasta los trastornos psicológicos, la dependencia y el incumplimiento de las leyes sociales. Igual que existen diferentes tipos de recompensa para distintas personas, existen también diversas clases de riesgos. Una persona adulta debe tomar su propia decisión en lo relativo a exponerse, o no, a una droga específica, independientemente de que esté disponible con receta médica o que esté prohibida por la ley, evaluando los posibles beneficios e inconvenientes a partir de sus propios recursos y valores morales. Y es precisamente por esto por lo que estar bien informado desempeña una función indispensable. Mi filosofía puede resumirse en tan sólo cuatro palabras: “Infórmate y después elige”.

Yo, personalmente, he decidido que algunas drogas tienen un valor suficiente como para compensar sus posibles riesgos; a otras, en cambio, no las considero lo bastante valiosa. Por ejemplo, bebo una moderada cantidad de alcohol, normalmente en forma de vino, y –por el momento– los análisis de mi función hepática son completamente normales. No fumo tabaco. Fumaba, y lo hacía en exceso, pero después logré dejarlo. No fueron los riesgos para la salud los que me indujeron a ello, sino más bien el hecho de que me había convertido en una persona completamente dependiente del tabaco. Eso era, desde mi punto de vista, un claro ejemplo de un precio inaceptablemente alto que tenía que pagar.

Cada decisión de ese tipo es asunto mío, basándome en lo que sé sobre esa droga y lo que sé sobre mí mismo.

De entre las drogas que son actualmente ilegales, he decidido no consumir marihuana, ya que considero que esa intoxicación -que consiste en sentir cierta ligereza mental y en una alteración de la consciencia de carácter benigno, sin consecuencias negativas en el ámbito fisiológico- no me compensa lo suficiente a cambio de la incómoda sensación de estar perdiendo el tiempo.

He probado la heroína. Esta droga, por supuesto, constituye uno de los mayores problemas de nuestra sociedad en la actualidad. A mí me genera un estado de paz acompañado de sueños, sin sensaciones molestas, estrés o preocupaciones. Pero al mismo tiempo noto una falta de motivación, un descenso del nivel de alerta y en la urgencia subjetiva por hacer mis tareas. No es el miedo a la adicción lo que me lleva a oponerme a la heroína; se trata del hecho de, que bajo su influencia, nada parece ser suficientemente importante para mí.

También he probado la cocaína. Esta droga, especialmente en su conocida presentación llamada “crack”, es un tema relevante actualmente. Para mí, la cocaína es como un fuerte empujón, un estimulante que me ofrece una sensación de poder y de tenerlo por completo alojado dentro de mí, que me encuentro sentado en lo más alto del mundo. Pero siento también, a la vez, el inevitable conocimiento subyacente de que eso no es poder de verdad, que realmente no estoy en lo más alto del mundo, y que, cuando los efectos de la droga se hayan disipado, no habré ganado nada. Tengo una extraña sensación de estar viviendo una situación falsa. No se da una introspección que aporte conocimiento. No se aprende nada. De una forma un tanto peculiar, considero a la cocaína una droga de evasión, más que a la heroína. Con cualquiera de ellas, te alejas de quien eres o –más importante aun– de quien no eres. En cualquier caso, te libras, durante un período breve de tiempo, de la propia conciencia de tus problemas. Sinceramente, yo preferiría tratar los míos, en lugar de escapar de ellos; así se obtiene más satisfacción, en última instancia.

Con las drogas psiquedélicas, en mi opinión, creo que los leves riesgos que conllevan (alguna experiencia difícil de vez en cuando, o quizás algún malestar corporal) se ven equilibrados de sobra por la posibilidad de aprender. Y esa es la razón por la que he decidido elegir este ámbito específico, dentro de la farmacología.

¿Qué quiero decir cuando hablo del potencial de aprender? Se trata de una posibilidad, no de una certeza. Puedo aprender, pero no estoy obligado a hacerlo; puedo conseguir nuevas ideas sobre posibles maneras de mejorar mi calidad de vida, pero sólo gracias a mi propio esfuerzo llegarán los cambios deseados.

(Continuará)

 

Share

One comment

Deja un comentario