La cantante Alaska también colabora en la edición de PIHKAL y TIHKAL

Así es, amigos. La artista, cantante y presentadora de televisión, Alaska, nombre artístico de María Olvido Gara, nacida en México en 1963, que conoció personalmente a Sasha Shulgin y que de él recibió la iniciación a ciertas sustancias, aporta un excelente artículo personal que incluiremos en nuestra edición de los libros de los Shulgin. A continuación ofrecemos un extracto.

Ya se puede reservar la edición española de PIHKAL y TIHKAL en la web de Editorial Manuscritos (entrar aquí). Ver todos los detalles en esta página. De momento sólo está disponible la venta para el territorio español. Próximamente nos pondremos en contacto con los amigos latinoamericanos que se han inscrito a alguno de los grupos Facebook para participar en envíos colectivos a través de encargados de zona. 

Alaska cantante

Os recordamos que ya hemos publicado una página sobre el plazo de reserva y las instrucciones detalladas para adquirir PIHKAL y TIHKAL en español (leer aquí), para resolver todas las dudas que nos habéis ido preguntando. Aquí puedes ver nuestro vídeo promocional, y aquí la colaboración de Escohotado y aquí la de Jonathan Ott para los libros de los Shulgin. En esta página podéis leer un extracto de la dedicatoria de Ann Shulgin a todos los lectores hispanohablantes. En esta otra podéis leer la reseña que la Librería Muscaria hizo de Pioneros de la coca y la cocaína, el libro que regalaremos a todos los que hagan la reserva de los libros.

El vínculo de Alaska con la escena de la música electrónica de finales de los ochenta la llevó a interesarse por los aspectos teóricos y prácticos de la expansión de conciencia. Cuando acudió como ponente al curso Locura y Creatividad de los Cursos de Verano de El Escorial en 1992, estableció contacto emocional con Antonio Escohotado y Albert Hofmann. A partir de ahí se convirtió en asidua de encuentros como los Congresos Internacionales para el estudio de los Estados Alterados de Conciencia y otros cursos en los que pudo tratar a Alexander Shulgin. Colaboradora habitual en publicaciones relacionadas con el tema (entre otros Chamanismo, el arte de curarlibro colectivo dirigido por el doctor José María Poveda).

(…) No hay beat, ni jazz ni rock’n’roll sin marihuana, como tampoco hay hippismo sin ella, aderezado además con la bendición de las gotas de ácido lisérgico que transformaron todo en psicodelia. La oscuridad del rock urbano de mediados de los setenta no se entiende sin heroína, ni las vidas desenfrenadas que bailaron en las pistas al compás de la disco music se comprenden sin la irrupción de la cocaína. Otros jóvenes frenéticos aceleraron el ritmo del rock a base de speed. Y finalmente desembocamos en la empatía y en el éxtasis, en el trance provocado por las cadencias de los ritmos electrónicos y la MDMA. La MDMA que Shulgin puso al alcance de los mortales.

(…) Como siempre recordaban Albert Hofmann o Alexander Shulgin, ninguna sustancia es capaz de despertar lo que previamente no existe. Pero vehículos tan potentes y eficaces como la MDMA facilitan el contacto con recovecos verdaderamente amables que quizá permanecen aletargados. Empatógenos y entactógenos sintetizados por las manos amorosas de Shulgin, también analizados y probados por él mismo y su entorno de confianza. De eso trata PiHKAL, un minucioso tratado químico perfectamente equilibrado con la narración de una historia de amor. Amor por el trabajo bien hecho. Amor y respeto hacia cada una de esas sustancias que surgen cada vez que se altera una molécula. Amor, respeto, admiración y dedicación entre el químico y su compañera de vida. En TiHKAL las triptaminas toman el poder, y Shulgin ofrece su opinión acerca de todo el asunto de las drogas en la sociedad actual, desde las posibilidades terapéuticas hasta la persecución legal.

Leer a Shulgin es un placer. Pero nada comparable a escuchar su voz (…) Me siento una privilegiada por haber escuchado su voz. Y por haber podido abrazar a ese oso amable y enorme. Por haber conocido a Ann y sentir el amor entre ellos. Pero sobre todo me siento una privilegiada porque con la combinación de moléculas surgidas de la inteligencia del químico y del amor del filósofo, mi vida cambió y se llenó también de amor.

 

Share

0 comments

Deja un comentario