Reflexiones en voz alta – Los Shulgin, PIHKAL, TIHKAL y vuestra necesaria cooperación

PIHKAL y TIHKAL. Estos libros, además de no ser para todos los públicos, a muchos nos les gustará ya por su misma temática: se trata de la típica rigidez mental que no sólo está presente en nuestra cultura, sino en todas, hacia lo que no se considera propio, hacia lo extraño. Y en la cultura occidental-cristiana la droga considerada propia es el alcohol, por las menciones al vino en la Biblia; también hemos hecho nuestro el tabaco desde hace décadas gracias a la publicidad; y en cuanto al café y el té, también han sido aceptados por todas las clases sociales, aunque sean sustancias foráneas.

shulgin-eyes

PIHKAL y TIHKAL, libros que se están traduciendo al español por primera vez mediante un proyecto serio (y por parte de personas con experiencia en el sector, asesoradas por reconocidas figuras del ámbito drogófilo) pueden suscitar una fuerte oposición que no llegará a generar debate porque eso es algo que no interesa a los prohibicionistas, sino más bien sucederá que nos harán el vacío, que den la callada por respuesta; incluso también puede que recibamos alguna pulla o que se publique alguna descalificación hacia nosotros. Aparte del hecho de que eso nos beneficiaría porque es mejor que hablen mal de uno a que no hablen nada, esperamos contar en ese caso con el apoyo de toda la comunidad psiconáutica, fumeta y drogófila en general, ya que no nos apetece luchar solos contra el enorme toro (la masa que forman quienes dicen defender la opinión de la gente normal) que puede lanzarnos encima quienes crean que les estamos molestando o perjudicando sus intereses. Por otra parte, si nos cierran los canales convencionales de difusión, esperamos que vosotros utilicéis los vuestros propios, donde no pueden entrometerse, para ayudarnos a dar difusión.

No olvidemos que el conocimiento es poder. Y los dos libros de los Shulgin son un compendio de sabiduría drogófila, en los que cuentan su vida, sus descubrimientos y sus progresos sin ninguna cortapisa; y además, en los capítulos más técnicos, describe las drogas, sus efectos en ellos y en su equipo, así como la forma de sintetizarlas. No puede concebirse información objetiva sobre drogas más completa, y eso duele a los que viven del cuento, a los que les resulta provechoso sacar en la televisión a los marginales que -pobrecillos ellos- hacen tonterías o cuentan sus miserias delante de las cámaras. Pero lo que no les resulta tan beneficioso es que existan en español dos pedazos de libros como PIHKAL y TIHKAL, con información sobre la vida de los Shulgin y cómo transcurrieron sus investigaciones, junto a descripción cruda y dura de drogas, sus efectos y su síntesis.

Por un lado, esperamos que nos apoyéis en nuestro gran esfuerzo suscribiéndoos a la lista de compradores de los libros, ya que tendremos que saber los interesados antes de imprimir un número determinado de ejemplares. De esa forma podremos pagar parte del trabajo, ya que difícilmente lo cubriría por completo, dado que traducir dos tochos de 1.000 páginas, corregirlos, maquetarlos e imprimirlos conlleva un coste que sólo podría compensarse con una tirada bastante grande; sin embargo, no podemos arriesgarnos a imprimir muchos ejemplares por el riesgo de no venderlos después. Además, a vosotros, los potenciales lectores de estas dos joyas, os interesa confirmar cuanto antes vuestro interés en adquirirlos porque, cuanto mayor sea el número de compradores, más se abaratará el precio final de los libros, porque lo que más cuesta es todo el proceso de producción, y en cambio unos ejemplares más o menos no suponen prácticamente ningún gasto extra, pero sí que repercuten positivamente en el precio de venta al público, al repartirse el gasto total entre más personas (ejemplares).

Por eso, de nuevo insistimos en que, si estáis interesados en conseguir por fin las dos grandes obras de los Shulgin, traducidas al español, sin tener que poneros a utilizar el diccionario constantemente (seguramente ni siquiera así las entenderéis bien) o dejar por imposible la comprensión de algunos fragmentos porque el lenguaje utilizado es demasiado complejo -sobre todo en los capítulos técnicos, o en los capítulos biográficos en que Sasha o Ann se ponen demasiado trascendentales-, estad pendiente de cuándo se abre el período de suscripción a la campaña de crowdfunding, y, para ayudarnos –y de paso ayudaros también a vosotros mismos- no dejéis pasar ninguna oportunidad de compartir en vuestros muros las novedades que publiquemos que os resulten interesantes (por ejemplo, en Facebook, no tanto cliquear en "Me gusta", ya que de esa forma vuestros contactos no podrán ver directamente el contenido de que se trata, sino cliquear en “Compartir”, ya que de esa manera todos vuestros contactos las y conocerán este proyecto.

No olvidéis tampoco incluir vuestra dirección email en la caja flotante que aparece en la parte derecha de nuestra web http://www.shulgin.es, ya que de ese modo tendremos una idea anticipada de aproximadamente cuántas personas estarán interesadas en adquirir los libros. No olvidéis que, al tratarse de dos libros -además de extraordinarios- nada convencionales y que se apartan de los cauces tradicionales de difusión, distribución y venta, lo queramos o no, en el proyecto estamos implicados todos los que formamos la comunidad de psiconautas, drogófilos y fumetas (si los amantes del cannabis desean hacer causa común, cosa que espero y deseo). Por ello, es necesario que todos deis la mayor publicidad posible a la traducción de los libros de los Shulgin, cada uno a su manera.

No dudamos de que lograremos un gran éxito gracias a vuestra ayuda, de que no habrá ningún problema para culminar nuestra tarea y de que los ejemplares podrán ponerse a la venta a un precio razonable si todos os hacéis suscriptores, gracias a la gran cantidad de psiconautas que utilizan Internet, que así ofrecerán todo el reconocimiento que merecen Sasha y Ann Shulgin comprando sus libros traducidos al español, el mejor homenaje para ellos, al leerles por fin en nuestro idioma y con una traducción de gran calidad.

Share

0 comments

Deja un comentario